A través de la hora de las Brujas: la radio en “La Niebla”

THE FOG, John Carpenter (1980)

Hablamos aquí de la relación entre el cine y un media que ha llegado al gran público en 1920 y que, a pesar de la televisión, supo preservar su singularidad y su relación tan particular con la colectividad y el individuo.

 Stevie Wayne (Adrienne Barbeau)

Stevie Wayne (Adrienne Barbeau)


Ciertos directores le rindieron homenaje como John Carpenter que crea la radio KAB en The Fog para hacerla un instrumento del terror analizando las relaciones ambiguas entre anfitrión y auditor(es).
Veremos cómo el realizador utiliza también este instrumento como metáfora de un cine de terror basado en la sugerencia y el fuera de campo.
La actriz Adrienne Barbeau desempeña el papel de la animadora de radio Stevie Wayne a la voz seductora y que presenta la emisión Through the witching hour, de medianoche hasta la una. Emitiendo desde un viejo faro que domina la orilla de Antonio Bay en el norte de California, difunde una música relajante dando los últimos boletines meteorológicos a los marineros.
Su posición le permite también observar la progresión de una niebla extraña en el horizonte, cuando los espíritus vengadores comienzan a masacrar, Stevie se hace los ojos y las orejas de toda la comunidad de Antonio Bay, una ciudad fundada en la violencia y la inmoralidad.

Andy Wayne y Mrs. Kobritz

Andy Wayne y Mrs. Kobritz

Así como en su película precedente, Halloween, john Carpenter va utilizarde forma pertinente en The Fog el scope, un formato ancho basado en la horizontalidad, permitiendo una  mejor vista general del espacio diegético para espectador.
El director saca provecho de eso para desarrollar la importancia del fuera de campo que resulta ser más espantosa porque desarrolla de manera significante la imaginación del espectador.

Las apariciones fantasmáticas son muy sugestivas, no distinguimos la apariencia física de los marineros difuntos, el unico plan detalle es un rostro en putrefacción que aparenta más ser una materia abstracta que una forma identificable.

En el primer montaje de la película se percibian aun menos los fantasmas en la niebla pero la película no funcionaba, John Carpenter agrego planos mas reveladores para que las escenas sean efectivas.
Esta manera de filmar el terror puede ser comparada con la percepción de la radio que, escuchada de manera individual desarrolla más la imaginación y por consiguiente nuestras propias pesadillas.

El auditor, teniendo sólo una señal auditiva, ve su mundo transformarse con los sonidos y las indicaciones de la radio, el escucha la radio por miedo de no comunicar pero su soledad lo confronta con los oscuros y incontrolables pensamientos que vienen a su espíritu tal la niebla bajo su puerta.
Stevie está allí para informar y reunir la comunidad pero finalmente sólo refuerza la soledad de cada uno así como la realidad individual, es una manera de recordar que todos los habitantes son atados por un secreto sórdido, si cada uno se encuentra frente a si mismo, nada bueno ocurre.
Desde lo alto del faro de Spivey Point, Stevie tiene un papel predominante en la comunidad, casi como un oráculo, como lo demuestran los juegos de luces sobre su cara alumbrada por las luces del faro.

Ella hace el vinculo entre dos mundos, el primero donde es madre de familia preocupada por las andanzas de su hijo, el segundo donde encarna la voz seductora y superficial de la emisión de radio.
Cuando la bruma entra en Antonio Bay, la barrera entre estos dos mundos cede para dar paso al pánico, en este momento su voz se hace más grave y habla directamente a la gente para tratar de liberarles de su aislamiento y vulnerabilidad.
Cuando la maldición está llegando a su fin, adopta una voz profunda y casi profética, su mensaje parece ir más allá de nuestra historia de fantasmas vengadores.

Los fantasmas de los marineros pillados y masacrados para fundar la ciudad de Antonio Bay (pueden aparecer) como una metáfora de la amnesia de los Estados unidos frente al genocidio indio en el cual reposa su historia. La película va más allá de la cinta basica de horror estadounidense , pone en evidencia una memoria enterrada en una niebla que se espese con el tiempo. Una metáfora subrayada en un último mensaje de la voz que llega como una advertencia a la población:

“No sé lo que pasó a Antonio Bay esta noche. Algo salió de la niebla y trató de destruirnos. En un momento, esto desapareció. Pero si esto ha sido otra cosa que una pesadilla, y si no despertamos para encontrarnos a salvo en nuestras camas, esto podría venir otra vez.
A los barcos en el mar que pueden oír mi voz, miren a través del agua, en la oscuridad. Busquen la niebla.”

Finalmente no se trata de saber lo que hay en la niebla sino de enfrentarse a sus propios fantasmas en aislamiento total, así como lo señala el meteorólogo a Stevie poco tiempo antes de morir, ella es sólo una voz en la radio. Los monstruos son de cada uno y encender KAB Radio sólo es una invitación a nuestras propias pesadillas.

por François Deverly

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s