Un café en Mulholland Drive

MULHOLLAND DRIVE, David Lynch (2001)

winkies-mulholland-drive

Las películas de David Lynch son conocidas por la influencia que tienen sobre el subconsciente del espectador, yo sentí ganas súbitas de tomar café cuando volvi a ver Mulholland Drive, luego me acordé del personaje de Dale Cooper en Twin Peaks y su obsesion por la bebida estimulante… Me enteré despues que David Lynch es aficionado al café, hasta creó su propia marca David Lynch Signature Cup, un café bio cultivado en Mexico y disponible aquí.

Entonces no es tan sorprendente que muchos de los protagonistas de Mulholland Drive tengan un pocillo de café en la mano, en cambio es más interesante observar como la trama de la película se alimenta literalmente de esta bebida. El café a través de su influencia sobre el sueño, tiene lógicamente un papel clave en una película donde más de la mitad de la trama ocurre en el mundo de Morfeo.
El café reconforta al personaje de Diane que acaba de cometer un acto horrible y la ayuda para construir una realidad “mejorada”.
Antes de entrar en el sujeto, debería (para semejante película…) resumir la trama para los que quedaron confundidos.

Mulholand Drive está dividida en dos partes distintas y antitéticas:
La primera parte constituye el sueño idealizado de Diane (La cámara entra en la almohada al principio de la película) y la segunda es la realidad de pesadilla.
En Hollywood, dos actrices, Diane Selwyn y Camila Rhodes, tienen una aventura, pero Camila, la morena decide romper para casarse con un joven director prometedor, Adam Kesher. Diane no puede soportar la traición y decide hacer asesinar a Camilla. Una vez el contrato cumplido, Diane recibe del asesino una llave azul.Frente a la atrocidad de su acto e invadida por los remordimientos, Diane decide abandonarse en el sueño…
Su sueño está constituido por personajes que la rodean, ella se inventa una historia feliz pero con varios detalles extraños e inquietantes como la misteriosa llave azul. Diane se imagina en “Betty”, una actriz joven y talentosa, ella conoce a Rita (la verdadera Camila) que tuvo un accidente y encuentra protección cerca de Betty. Las dos mujeres se enamoran … Finalmente, en un teatro llamado “Silencio”, la realidad alacanza de repente el sueño cuando Betty y Rita descubren la significación de la llave azul. El sueño termina, y Diane despierta: no puede aguantar más el peso de la muerte de su amiga y se suicida.

winkies-coffee-cup-cinebug

Varios elementos giran alrededor del café, también es una manera para el director de dar pistas para entender la trama.
Es en el café Winkies que ocurre una escena clave de la película donde dos hombres toman desayuno. Una escena que, una vez descifrada, reúne las piezas del rompecabezas. Tenemos dos hombres que simbolizan los papeles de Diane y Camila, ,el primero (Camila) tiene el papel dominante, acabó su plato mientras que el otro(Diane),débil, parece ser demasiado preocupado para comer.

Tengamos en cuenta que más adelante en la película las dos actrices se encuentran en el mismo lugar mientras tratan de reconstruir la historia de Camila, bebiendo café. En este momento Diane utiliza el café para estimular su mente y desarrollar una historia que le conviene.
Es en realidad una manera de decirnos que esto es un sueño, porque Betty está sentada en el lugar del soñador… Él empieza a contar el sueño que le aterroriza cada noches, se trata de un hombre escondido. Una vez más, es un presagio anunciando la muerte de Diana, el vagabundo que aparecerá detrás de Winkies representa la horrible realidad que Diane trata de esconder. Lo vemos mas adelante en la película manipulando la “Caja de Pandora” que va liberar algo horrible.

Cuando ve al vagabundo, el soñador muere porque no puede soportar el terror, igual que Diane no puede soportar la realidad y se suicida, justo después de la reaparición del vagabundo “Antécristo”. El miedo, intenso y fatal sentido por el soñador frente al vagabundo también se siente cuando Diane contrata el asesino en este mismo café, luego cuando el le devuelve la llave azul.

Otros momentos claves donde se nota la sustitución de personajes ocurren en Winkies. En la realidad, Diane prepara un café en su casa en una taza idéntica a las de Winkies. Lo que podría indicar que como de muchas actrices de Hollywood, Diane trabaja como camarera en un café para compensar lo que Hollywood no puede ofrecerle. Lo que sería bastante plausible viendo la importancia dada a este lugar en el sueño.

mulholland-drive-coffee-cup-cinebug

Esta taza de Winkies se transforma por maravilla en un vazo de whisky en la escena de fantasía con Camila. El café sirve aquí de transición hacia el sueño. La camarera de Winkies también sirve como modelo para la personalidad que Diane adopta en su sueño, también se lleva su nombre.

Para concluir con Winkies, el soñador precisa que tenia que ser ESTE winkies porque su sueño ocurre durante el atardecer, este café se encuentra evidentemente sobre el Sunset Boulevard, o como lo llaman: el Bulevar de los sueños rotos…

coffee-mulholland-drive-cinebug

Otra escena articulada alrededor del café es la reunión de Adam Kesher con los productores, esta escena es la versión soñada de la escena del restaurante en la vida real, donde Adam y Camila anuncian su matrimonio. En la realidad, Diane hace frente a una situación de extrema soledad y celos mientras que ve a su amante besar a Adam y luego una rubia desconocida. El asco que siente Diane al escuchar la noticia del matrimonio se cristaliza en el café que está bebiendo. Su expresión de disgusto cruza la mirada de otro hombre bebiendo un café sin decir nada(Angelo Badalamenti, el compositor), se convertirá en un mafioso en el sueño. Este mafioso escupe su café durante la reunión para manifestar su desacuerdo con la película de Adam Kesher, del mismo modo que Diane se abstiene de escupir el café durante la cena, ya que desaprueba la unión de Adam y Camila. El pocillo de Diane dice “SOS”, claramente necesita ayuda en este momento preciso.

David Lynch alcanza a hacer sentir de manera extrema (durante los últimos 30 minutos) la angustia y la depresión que pueden ser causados por exceso de café. La partitura de Badalamenti representa perfectamente el estado de Diane, una melodía seductora interrumpida por sonidos disonantes que hacen referencia al un malestar omnipresente, acompañando de manera funebre el destino trágico de la heroína.
El sabor intenso de un café negro, como el del éxito en Hollywood o de una aventura romántica puede rapidamente convertirse en algo amargo y repugnante cuando uno se acerca al microcosmo de los productores escondidos en las montañas de Mulholland Drive.

 

por François Deverly

Anuncios

3 Respuestas a “Un café en Mulholland Drive

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s