Los Beagles de Wes Anderson

beagles
En Hollywood, una de las formas de honrar al mejor compañero del hombre es darle la palabra, hacerlo detectivo o transformarlo en superheroe , pero aparte de los niños y de los 30% de perros que miran tele, estas películas no tienen el éxito crítico que (talvez) se merecen… En este articulo hablaremos de un director de moda y de uno de los perros mas populares, el Beagle.
Por alguna razón, el caracter estable y pacifista del beagle lo convirtió en un mártir de las películas de Wes Anderson. Tiene perfectamente su lugar en el universo colorido, retro y elegante del director. Coincide con los tonos de Royal Tennenbaum y con la flema distinguida de Bill Murray. Interpreta a Buckley, el perro de Ari y Uzi, fuente de estabilidad porque personifica la ausencia maternal.
Buckley Royal Tenenbaums
La consonancia alegre del nombre del perro lastimosamente no coincide con su destino trágico y prematuro ,un poco como Jeff Buckley… aparentemente fuente principal de inspiración del director para el personaje.
El perro, milagro a pesar de sí mismo, fue encontrado en su jaula a varios kilómetros de la zona de crash del avión que costo la vida a la mamá. La teoria del martirio se confirma al final cuando el perro es atropellado por un carro, su sacrificio permite a la familia aceptar la muerte de la madre y continuar en adelante.
Puede ser que la muerte de Buckley sea necesaria para el simbolismo de la historia, pero es bastante cruel de parte de Wes. El personaje de Eli Cash, bajo mescalina y fortificado por pinturas de guerra, lanza su Austin Healey hacia el valiente perro. Mártir entonces porque su muerte permite una revelación en cada personaje, un clímax y un turno decisivo de la película, acabando con todos los problemas.
vlcsnap-2013-01-17-22h14m37s123
Buckley
Royal Tenenbaums
El Bealge-Ex-Machina o Jesus canino, resulta siendo el mejor ayudante del director para evitar que la muerte de Royal Tenenbaum (que llega poco tiempo después) parezca un recurso narrativo fácil. Buckley es directamente remplazado por un robusto dalmata nombrado “enchufe de chispa”.
3 años después, Wes Anderson reincide y transforma el beagle en un depredador rabioso para el Fantastico Mr Fox, el zorro aconseja a su camaradas de “Nunca mirarle a un Beagle  los ojos” y drogan al perro con arándanos.
Pero el beagle no es la unica víctima silenciosa del director.
Su ultima cinta Moonrise Kingdom trata de forma muy poetica de heroísmo infantil y de adultos irresponsables, todo se mezcla en varias peripecias bastante peligrosas pero todos sobreviven. Todos… menos Snoopy, un foxterrier víctima de un enfrentamiento de niños armados y muy violentos. Esta vez la muerte del animal no tiene tanto simbolismo, parece más un daño colateral sin importancia como un árbol muerto después de un relámpago.
Frente a todas estas tragedias nos vemos obligados a preguntarnos por la aversión contra los perros que tiene Wes, igual que debe de estar preguntándose Cody, el labrador de tres patas de The Life Aquatic.
Los personajes de Wes Anderson son alienados, frustrados y rodeados por eventos incontrolables de la vida, cosas que nunca amenazan a la lealtad o felicidad del beagle, a pesar de sus ojos melancólicos. En Royal Tenenbaums, es normal que un perro muera en medio de problemas que nunca entenderá porque acentúa lo trágico-absurdo de la situación.

Wes Anderson sabe el impacto moral que causa cuando mata a un perro sin mostrar compasión, y por eso invito a todos los perros de hipsters a morder a su amo y destrozar sus vinilos de Velvet Underground.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s